Etiquetas

, ,

Saboreamos la hiel más amarga con tal de hallar las respuestas primordiales. Y tras ese trago afligido y prolongado damos con lo inexpugnable, lo inextricable, como quien topa al final del camino con un eco abisal del que solo siente resonar sus propias preguntas.