Etiquetas

, ,

El otoño, en los humanos, también exige mudar ciertos apéndices que no son invariables –como los árboles mudan sus hojas- Pero optamos por comportarnos como seres perennes, como si el tiempo y la edad pasaran en balde. Preferimos continuar siendo jóvenes eternos, aunque sea lo más ridículo que podemos hacer con nosotros mismos.