Etiquetas

 

El derecho a decidir es el arma arrojadiza que rebota reiteradamente en los que gestaron la frase con un sentido monolítico, sin apercibirse que a decidir el sujeto tiene un amplio derecho, incluso no querer decidir, como decía Sartre ya es una decisión.