Baúl de mimbre

 

Quién tuviera un baúl de mimbre empolvado en una esquina, al que recurrir. Tras humedecer el polvo del tiempo, poder abrir esa caja del pasado remoto y reencontrar, quizás, objetos olvidados que nos hicieran recuperar emociones entrañables y sonrisas cómplices de quien se reconoce en esos recuerdos. Esos aspectos benignos enterrados.

Quién tuviera un baúl de mimbre empolvado,…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s