Etiquetas

,

Si cunde y se escampa la frivolidad por doquier, es que soportamos mucho miedo o, casi más rigurosamente, no podemos ya soportarlo.