Etiquetas

, ,

Amaia, has dado dubitativa y no sin algo de miedo tus primeros pasos suelta hacia los brazos de mamá, mientras papá inmortalizaba la escena emocionado para hacer partícipe al resto de la familia del gran acontecimiento. Ha sido un gesto valiente hacia el crecimiento de una pequeña con carácter y voluntariosa mujercita, que necesitará mucha dosis de esa tesón para vivir en un mundo que no será tan acogedor como el que tus padres te han creado, para que con autonomía pero venciendo tus miedos vayas liberándote de ellos.

Aplaudiremos también a papá y a mamá que tú y yo sabemos que te han apoyado con paciencia para que consiguieras este primer reto. Ahora a caminar, que es cuestión de hacer camino, como decía Machado.