Etiquetas

, , ,

Dirimir el lugar apropiado en relación al otro, y el propio en relación al yo, es un arte fluctuante que exige una intuición casi divina.