Etiquetas

,

El interés por el otro se desmenuza paulatinamente tras descubrir que la máscara que luce no es propia, ya que ser persona, ocultando el yo, es legítimo siempre que la careta nos haga justicia.