Etiquetas

, ,

Decrépito cerebro que yerra las sinapsis ubicándonos mentalmente en el absurdo: sin distinción entre lo pasado y lo presente, confundimos contextos, personas, acontecimientos hasta proferir contenidos que generan la atónita respuesta de los otros. Ni la edad ni la crudeza de la realidad, perdonan.