El buen morir, un derecho.

7 comentarios

Ayer finalizó el día con un triste noticia de esas reiterativas que parecen dejar impertérrita a la clase política, afanados en su ansia de llegar al poder. Un hombre ya mayor, poblado de canas en las zonas donde la calvicie no había hecho mella, tras treinta años de acompañar y cuidar de su esposa, aquejada de esclerosis múltiple, y ante una espera infinita que regulara la eutanasia en este país, decidió realizar los deseos expresados con insistencia por su mujer y “cederle las manos”, como él expresó en el vídeo que dejó grabado, a modo de  constancia de la querencia agónica de su esposa, para que esta pudiera dar fin a un sinvivir, una vida vacía y sin expectativa alguna, más que ir degenerándose a base de sufrimiento.

En estos momentos el compasivo hombre se halla encarcelado acusado de contribuir al suicidio de su compañera de vida. Porque la Justicia se atribuye la potestad de decidir quién debe vivir, sea en las condiciones que sea y contra su propia voluntad.

Volvemos por tanto al controvertido tema de la eutanasia y, según mi criterio, del suicidio asistido, porque sigo sin concebir quién tiene la petulancia de atribuirse la capacidad de juzgar lo que es una vida que merece ser vivida, digna, y la que no, más allá del individuo que la experimenta.

Es hombre que, haciendo de tripas corazón, acompañó y ayudó a su mujer a morir, la cuidó y evitó incluso su suicidio en una ocasión, durante treinta años esperando una ley que permitiera cumplir el querer de esa mujer devastada por la enfermedad. Pero la dilatada situación que se llegó a convertir en insostenible para ella, llevó a su entregado marido a dar fin a ese padecimiento, a costa de su inculpación legal como colaborador necesario en el suicidio de una persona que lo imploraba con esa voz metálica y robótica que la esclerosis le había dejado a su paso.

Me provoca escalofríos la falta de sensibilidad que los representantes del pueblo demuestran ante una demanda urgente para muchas personas: los enfermos y los familiares que ante el dolor de estos se ven abocados a infringir la ley, y no solo metabolizar el duelo de alguien querido que ha muerto sufriendo, sino a afrontar una justicia hueca, absurda y carente de toda compasión.

Ha llegado tal vez la hora de atender a esas otras minorías silenciosas que no tienen ni la posibilidad de salir a manifestarse proliferando sus demandas, por su incapacidad, su deterioro y su impotencia. O ¿es que solo atienden los políticos a aquellos capaces de rebelarse violentamente en las calles a base de quemar contenedores y comercios? A veces pienso que las reacciones de los gobiernos incitan a la violencia porque parece ser que solo esta es eficaz, rápida y consigue resoluciones satisfactorias.

Mi más sincero silencio ante el gesto de este hombre, y de todos aquellos que viven situaciones similares y se sienten en un atolladero moral, por no estar reconocido el derecho a la muerte, de la misma manera que teóricamente lo está el derecho a la vida. Amén.

Plural: 7 comentarios en “El buen morir, un derecho.”

  1. Buenas tardes-noches, Ana,
    Ahora mismo estoy escuchando en una radio palabras sobre el tema. Entre otras, que el benefactor (palabra mía) de su esposa podría ser acusado incluso de homicidio (o asesinato, no recuerdo) ¡y de violencia de género! La verdad, no creo que se llegue a semejante barbaridad.

    Estoy de acuerdo con su artículo, y de momento no digo más, que anteayer hice un Comentario en “La Lechuza” que luego me dio cierto pesar al comprender que por no expresarme con claridad (estaba medio dormido) podría entenderse precisamente lo contrario de lo que quería decir.
    Salud

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s