Vuelo

2 comentarios

Siento un cosquilleo cuyo surco desemboca en mis labios arqueando una sonrisa que ilumina mi rostro, y ahí resto encandilada. Mas, al apercibirme de que ese hormigueo no es sino tu cauta, silente y discreta retirada se desorienta mi mente, confusa y turbada hasta que aprehendo que el roce de tus dedos me advierte de que no haces más que surcar las leyes de la naturaleza.

Y te toca partir, y ya nunca serás ese niño expresivo que me adoraba, porque crecer es ir siendo quien en cada momento se es. A nadie le pertenece la vida de otro, casi ni la propia; así que despega sin mirar atrás, más que para sonreír a quien soy yo ahora que también he cambiado y voy siendo la que ineludiblemente soy.

Me esfuerzo con tesón en sajar ese cordón simbólico que nos unió, porque mi voluntad es que vivas, sin lastres; aunque mi deseo me traicione y me embadurne de melancolías absurdas que no nutren a nadie.

Debo reaprenderme, tal vez algo que en los hijos se va produciendo como un impulso espontáneo que hay que orientar; por el contrario, en las madres hay una inercia al apresamiento, una negación a la renuncia de quien tan apegada tuvo que permanecer largo tiempo. Así que, se precisa un denuedo extraordinario para dar paso al acontecer que se realiza en la autonomía y autosuficiencia de esos retoños de antaño.

Como siempre, lidio con lo que debo; y por ti venceré. Vuela sin mirar la estela que dejas, tan solo si ese gesto te fortalece.

Plural: 2 comentarios en “Vuelo”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s