Que  el hombre sea la medida de todas las coses, como decía Protágoras, puede iluminarnos sobre por qué son como son.