Etiquetas

, , ,

Avocados a inventar una vida aparentemente satisfecha que espejee lo socialmente esperado y políticamente correcto a los otros, perdemos la conciencia de que se nos escurre el tiempo de vivir. Nos quedamos, tras apercibirnos, aquejados creyendo que hubiéramos sido felices poseyendo nuestra propia forma de vida y nos consideramos fracasados por cobardes. Pero, imponer la propia concepción del vivir contra el sistema conlleva vicisitudes, agravios y exclusiones que nadie asemejaría a una vida feliz, en el sentido de tranquila, sosegada y en paz.

Vivir es un reto duro y poco valorado, porque se asimila a existir. Quien existe no toma conciencia de sí, porque al hacerlo no tiene más alternativa que vivir subyugado o en rebeldía, pero vivir, decidir, optar, crear, actuar.