Etiquetas

, ,

Los Reyes de Oriente ya se van. Para muchos niños no volverán jamás, porque finalmente sus padres han concluido que más vale seguir sufriendo de realidad, que de humillación por figuras mágicas y bondadosas.