Etiquetas

, ,

Ante un arrogante, engreído solo cabe una dialéctica que lo enmudezca.