Etiquetas

, ,

Se derrumba con nosotros en el interior un posible delirio de amor. Quizás nada hubo, ni nada fue, más que una larga huida mental a un paraíso al que me aferré como mecanismo de defensa. Es muy triste apercibirse del carácter simbólico de los propios delirios.