Historias delirantes

Se derrumba con nosotros en el interior un posible delirio de amor. Quizás nada hubo, ni nada fue, más que una larga huida mental a un paraíso al que me aferré como mecanismo de defensa. Es muy triste apercibirse del carácter simbólico de los propios delirios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s