Etiquetas

, ,

Prever el advenimiento de tiempos peores ha sido juzgado como propio de pájaro de mal agüero.  Aunque, actualmente sería prudente revisar el calificativo de quienes otean el horizonte y no auguran más que una decadencia empicada. Quizás no sean más que realistas honestos.