Etiquetas

, , , , ,

Lo feo, desde una perspectiva estética, tiene también su función, como mínimo una función inconsciente que remite al individuo al desastre, al aspecto desagradable de la vida que socialmente parece que quiera ocultarse. Mientras el culto al patrón de belleza establecido y su exposición continua, como sino hubiere nada más, nos invita al éxito seguro, lo feo que abunda, o lo mediocre parece destinado a la miseria. Y, en síntesis, descubres que la minoría pudiente económicamente se muestra más próxima a lo bello, mientras que la mayoría mediocre y pobre se aleja progresivamente. Las razones oscilan entre el tipo de alimentación, los cuidados estéticos y el tipo de vida. Pero el relato parece cumplirse: la belleza va unida al éxito, y eso es lo que le interesa al sistema.