Etiquetas

Dios y la Verdad han sido las fuentes de legitimación que más muertes han provocado en la historia. Hoy, carecemos de legitimadores porque son innecesarios.