Etiquetas

,

Destilar un aire pavoroso por la complejidad casi monstruosa, es causa de repulsión y aversión ajena. Nadie está obligado a lidiar con fantasmas de otros, cuando los propios acechan en la puerta.