Etiquetas

Un esfuerzo ímprobo nunca trasciende la propia subjetividad.