Etiquetas

, ,

Hay espasmos musculares tensos y rígidos que no son más que somatizaciones de cortocircuitos sinápticos ante la percepción de acontecimientos no gestionables: rostros pueriles secos y gélidos cuya mirada no ve, y cuya vida se desintegra. Justo aquí, en la modélica Europa.