Etiquetas

,

Mientras la turba sostiene un griterío ensordecedor, no hay motivos ya, ni razones que legitimen una muchedumbre esparcida, unida por panfletos de los que no saben dar cuenta. Hay manifestaciones nada espontáneas y muy manipuladas.