Etiquetas

,

La filosofía debe llegar a reconocer la ignorancia como acicate para indagar sin límites ni prejuicios; instalarse en la duda y, desde ella, sabotear con argumentos cualquier intento de dogmatismo.