RESEÑA DE “NÁUFRAGO EN LA CIUDAD” de JESÚS VERA. CÉLEBRE EDITORIAL

Un comentario

SINOPSIS:

¿Hay vida después de la muerte?
¿Nace la espiritualidad después de una crisis?
¿Cómo puede afectar la crisis económica a una persona?
¿Se puede morir de amor? ¿Y de desamor?
¿Temes a los fantasmas? ¿A todos?
¿Nos damos cuenta ante un problema de su solución más lógica? O, en cambio, ¿Buscamos la más rebuscada o quizás no vemos solución alguna?
¿Crees en la lucha del  bien y el mal?
¿Has sido testigo de situaciones diversas?
Si has contestado sí a más de dos de estas preguntas, los relatos de Náufrago en la ciudad te harán reír, sentir y, sobre todo, pensar.
Un libro nacido de la catarsis personal de un ser humano como tú, alguien que tan solo aspira a vivir la vida plenamente mientras supera los escollos que ese océano, al que llamamos existencia, nos presenta.

Jesus Vera2 (2)Esta compilación de relatos, que se nos introduce mediante una batería de preguntas en la sinopsis, constituye una narración hilada por una serie de preocupaciones recurrentes de las que Jesús Vera no quiere ni zafarse, ni zanjar como si hubiese verdades aguardando nuestra llegada. Antes bien, insiste con valentía y tenacidad, una y otra vez, en los interrogantes insolubles que nos angustian.

Con una habilidad literaria a destacar en la creación de ambientes inverosímiles, su prosa se desliza con naturalidad en esos parajes, a veces casi oníricos, gestando alegorías, fábulas y textos hiperrealistas que nos trasladan de su preocupación por el bramante y quebradizo hilo que  separa la vida de la muerte, la propia identidad, el sentido de un vivir al borde del abismo, la estupidez de la especie humana y, a mi entender, finalmente el amor como la única vía de liberación.

Así, tras unos relatos vinculados por la naturaleza del asunto que tratan, nos hallamos con narraciones que abordan frontalmente la penuria a la que ha condenado la crisis económica (2008) a muchos, demasiados, dejándolos en las espuertas de una exclusión social que siempre los mantendrá en vilo; y otros cómicos, aunque siempre críticos con el sistema consumista que se desvela como una de las grandes trampas que no nos deja vivir. Tras esto se inician otra serie de relatos que bajo el mismo título desarrollan cuestiones como el amor, el miedo al compromiso y otros de corte fantástico que poseen las virtudes de las fábulas expuestas por Gibran Jalil Gibran –autor de El Profeta 1923)- porque no son solo historias, sino mensajes o convicciones que han ido arraigando en Vera, fruto de  ese arduo camino de vivir.

Si en un momento el autor afirma que “Soy un náufrago sin rumbo en la capital de los corazones fríos”, podemos afirmar que tal vez ese naufragio es la condición necesaria para deshelar el asfalto de las urbes inhumanas; tal y como esa salvación de un auténtico anegamiento solo es posible redimiéndose a través del amor, tenga la naturaleza que sea este. Y solo se apercibe uno del siniestro si es el protagonista o si alguien como Jesús Vera nos conduce con una sensibilidad inmensa y una capacidad artística incuestionable para adentrarnos con sus palabras en el fondo de la marea.

En síntesis, una lectura insidiosa para los amantes de los relatos que difícilmente puede ser ignorada.

Singular: 1 comentario en “RESEÑA DE “NÁUFRAGO EN LA CIUDAD” de JESÚS VERA. CÉLEBRE EDITORIAL”

  1. Buenos días, Ana,
    Interesante su reseña. Además, respondo afirmativamente a más de dos de los interrogantes; por ejemplo, al primero de ellos.
    El amor, sea cual sea su naturaleza, puede ser, en mi opinión, no la única vía de liberación, pero sí una de las preferentes.
    Me gusta mucho la expresión “deshelar el asfalto de las ciudades inhumanas”.
    Para terminar: quizá lo haya hecho ya, pero si no es así, le sugiero que lea el largo Comentario dirigido a Carolina en mi hasta ahora última colaboración lechucera, a poder ser no más tarde de mañana día 30 (verá, si lo lee, el porqué de la fecha). Además, en gran medida va dedicado no sólo a ella, sino también a Vd. y a cualquier lector.
    Le deseo una discreta y fructífera entrada en la semana. ¿Por qué tienen tan mala prensa los lunes? A mí me gustan.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s