Palabras y sombras

8 comentarios

Desasistida de palabras no logro acceder a nada. Ni lo que intuyo que se halla fuera de mí, que no sé nombrar, ni quien quepa que yo sea.  El lenguaje no es un instrumento superfluo de intercambio banal, sino el necesario fundamento desde el cual proferimos significado a todo cuanto hay; y esa posibilidad es imprescindible para comprender y conocer.

El tumulto de sensaciones, que merodean interna y externamente, se obtura en mi mente, apelmazándose y constituyendo un adarve insondable e impenetrable. Paralizada, resto con temor de no ser, a causa de no poder decir, de comprobar que todo se ha metamorfoseado en algo inefable.

Deambulo sin confín, porque ante la ausencia de palabras no atino a percibir nitidez, ni claridad. Soy una ciega mental que se va disolviendo en una querencia inasumible, y tras estas cuantas palabras nada he alcanzado más que la incertidumbre, y el pavor de devenir una sombra paulatinamente más grisácea hasta blanquearme en la nada, por siempre.

Plural: 8 comentarios en “Palabras y sombras”

Responder a Ana de Lacalle Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s