El covid19 y el cambio climático.

5 comentarios

Vivimos sometidos a los avatares de la naturaleza, esa que desde los albores de la humanidad hemos ido, progresiva e intensivamente, maltratando para explotarla y beneficiarnos como especie.

El cambio climático, a pesar de los negacionistas de turno, se va haciendo patente en catástrofes naturales de índole incluso polarizada -o por exceso o por defecto de temperaturas- que arrasan poblaciones enteras. Como es de esperar a aquellas que viven en condiciones más precarias que son siempre las más vulnerables.

En España, en pleno rebrote de la pandemia por el covid19, el rabioso temporal Filomena nos ha dejado blancos, en lugares impensables, obstaculizando, aún más si cabe, la distribución y la posibilidad de las vacunas.

Aunque hay un pálpito de sospecha en mi interior, todavía, sobre el origen del virus, sea como sea nuestro afán de manipular, lo que parece obvio que nos sobrepasa, está acabando con la vida de muchas personas y poniendo en riesgo la de muchas más: tanto por las posibilidades de contagio y afectación del covid19, como por las consecuencias económico-sociales que las restricciones sanitarias -que no consiguen, a pesar de todo, frenar definitivamente un virus que parece de ciencia ficción- están teniendo en todos los puntos del planeta.

La arrogancia de la especie humana nos está constando cara, y más en deuda quedarán en el futuro las generaciones de niños, adolescentes y jóvenes que se encontrarán, y ya se topan muchos de ellos, con una sociedad que no puede ofrecerles el espacio, al que como ciudadanos tienen derecho, para vivir dignamente. Como ya he mencionado en otros artículos, serán generaciones marcadas a fuego por esta pandemia que está dejando en evidencia el poderío de saber científico humano.

Algunos me dirán que se han producido vacunas en un tiempo inédito y con una alta eficacia. Mi tendencia al escepticismo me impele a esperar resultados de la eficacia de estas vacunas frente a un virus que ya ha infectado a individuos que han recibido la primera dosis y que, se teme, que el potente y mutante covid19 sea capaz de adaptarse a esas vacunas de tal forma que la segunda dosis sea inútil, ya que el virus puede haber mutado para luchar contra la estrategia aniquiladora de la vacuna.

Esto parece una carrera de fondo, en la que de momento gana el covid19, capaz de extenderse en hábitats de condiciones térmicas diversas. Hasta ahora parece que, con menor virulencia en temperaturas altas, pero habiendo detectado su gran capacidad y rapidez de mutar y adaptarse -y ya sabemos que todos los virus mutan- no sería extraño que cada vez soporte temperaturas más altas.

Junto a este zarpazo natural o artificial -creo que pasarán muchos años hasta que se sepa la verdad- padecemos terremotos, ciclones y temporales que arrasan con todo lo que hallan a su paso.

Hay, entiendo, dos cuestiones prioritarias que no atienden ya a demora:

A, – La lucha decidida y honesta contra el cambio climático

B, – El compromiso ético de los poderes político y económicos de usar sus recursos en alimentar y dar asistencia sanitaria a todo el planeta, en lugar de experimentar en laboratorios con virus, cuya finalidad no es desconocida ya que no parece que fuese sanitaria.

Soy consciente que estas demandas, que deberían ser fines obvios para los que dominan el mundo, son utópicas. Y lo son porque el egoísmo lleva al hombre a lucrarse y obtener más poder a costa de la vida de millones de personas que no parece quitarle el sueño a nadie. Como si bajo el término “sistema” no hubiese quienes los fortalecen, lo sostienen para que su estatus quo se mantenga intacto, caiga quien caiga.

Se puede objetar también a este escrito que debería dar datos de algunas de las afirmaciones que se están vertiendo. Pues bien, mi respuesta es que el esfuerzo de buscar datos fiables es tan ímprobo, que lo dejo en manos de aquellos que duden o sientan curiosidad por lo que aquí se expone.

Este no es un artículo científico, sino un escrito sobre lo que parecen ya evidencias, porque el sentido común -que como dijo Aristóteles es el menos común de todos los sentidos- arraigado en una reflexión que lleva ya un año observando las catástrofes que asolan el mundo -y no he entrado en esas guerras que siguen vivas, a menudo por injerencias extranjeras que las avivan- permiten cuestionar, desconfiar y poner sobre el tapete miedos, dudas e inquietudes que están en la mente de cualquier ciudadano algo instruido -aunque pueden ser otras sus angustias y cuestiones- y que exigen respuestas, tanto verbales como en acciones por parte de los gobiernos que tienen la responsabilidad última. Es cierto que la población está muy saturada de restricciones y que no todos se avienen a seguir llevando una vida de aislamiento, pero me parece excesivo poner la responsabilidad del fracaso de la lucha contra el virus en la ciudadanía cuando las medidas que se toman por parte de los gobiernos son desde contradictorias hasta ambiguas, por no decir que en Catalunya han tenido durante las navidades una tonalidad de contentar a la burguesía y a las poblaciones más tradicionalmente independentistas, evidentemente de cara a esas elecciones que, a mi juicio, deberían postergarse.

Sea lo escrito, tal vez, un vómito repulsivo de las incongruencias que me enervan, pero como expresión de una percepción calibrada creo que merece ser tenida en cuenta, porque habrá muchos más ciudadanos que se sientan desbordados por la misma hartura de la incompetencia y manejos políticos ocultos, ante los que solo nos queda gritar: ¡basta ya!

Plural: 5 comentarios en “El covid19 y el cambio climático.”

  1. Yo la verdad creo que ni el cambio climático ni el covid son crisis «serias» para la humanidad… y mis disculpas para decir tal barbaridad… pero así lo vivo yo. Para mi la mayor crisis es de confianza entre nosotros… Con el uso del márketing (la «ciencia» más estudiada y con más inversión de recursos de TODA la historia) se ha llevado la política a un nivel en el que ya no se puede discernir verdad de mentira utilitaria… un absoluto desastre. El virus existe y el cambio climático también, pero su gestión de lo mismo ya es otro tema… ahora mismo, tal y como está la situación, para que yo recuperase la confianza con la humanidad en general necesitaria a unos cuantos ricachones invirtiendo el dinero adquirido durante años y años de ladrocinio o por lo menos de injustas maneras, en acabar de verdad con el covid… cosa que sería tan sencillo como recuperar y mejorar el sistema sanitario de todos los países… contratar y mejorar las condiciones de todo el personal médico y sus recursos e instalaciones… NO ES NINGUNA LOCURA, el dinero está ahí y podría usarse sin problemas… no entiendo como aún ningún activista le ha dado para organizar algún tipo de manifestación exigiendo algo tan simple y tan lógico en un mundo tan sumamente movido por el dinero (lo cual genera en mí más desconfianza). En el cambio climático ya lo comprendo mejor… no es una lucha vencible sin un poco de decrecimiento… algo impensable para esos ricachones de los que hablo… pero está claro que los que gobiernan el mundo como mencionas no tiene ningún miedo del covid, están haciendo su inversión en las pérdidas como si se tratase de una crisis económica sistémica más (quizá sea eso) y eso es lo más asqueroso… ver como se arruinan pequeñas empresas y crecen las grandes, ver como quitan derechos porque la salud es lo primero (como si les importase en algo el sufrimiento y la muerte) y ver como se maltran cada vez más a los trabajadores e incluso a los consumidores porque simplemente pueden permitírselo, pues que hay más importante que la SALUD! ¡Es que estás loco conspiranoico de mierda que te opones a que cortemos tu libertad de organizarte, vivir con tus propios esfuerzos en lugar de someterte a nuestros designios de grandes empresarios y magnánimos!
    Bueno ya me subió el azúcar… perdón. Buena entrada, Ana, gracias, un saludo y suerte y salud.

    Le gusta a 2 personas

  2. Ya lo confirma un poema de Rafael Alberti

    Se euivocó la paloma
    Se equivocaba

    Por ir al Norte fue al Sur
    Creyó que el trigo era agua
    Se equivocaba

    Creyó que el mar era el cielo,
    que a noche la mañana
    Se equivocaba

    Que las cosas eran rocío,
    que a calor la nevada.
    Se equivocaba..

    Que tu falda era tu blusa
    que tu corazón su casa
    Se equivocaba.

    (Ella se durmió en la orilla
    Tú en la cumbre de una rama)

    Nunca se equivoca un ser biótico, un animal… La catástrofe se suele ir acompañada cambio climáticos y de animales confundidos…

    Le gusta a 1 persona

Responder a José Manuel Cancelar la respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s