Etiquetas

Entre el diálogo infértil de dos lenguas viperinas no queda ni recoger el rastrojo tóxico. Mas, sería legítimo sanear el ambiente de tanta podredumbre lingüística y de voluntad, no fuera que como un virus se infiltrara en gente de mente inocua.