Etiquetas

, , , ,

Parece que se exige a los filósofos ser héroes, elevarse sobre la podredumbre de la mediocridad social. Ser los sacerdotes de las sociedades laicas, sin celibato, sin supuesta felicidad ni conocimiento especial sobre ella –advertencia- sin pederastia, sin sueldo vitalicio, sin vivienda garantizada. Tan solo con la honestidad que exige el ejercicio de la filosofía, para desplegar una función verazmente crítica que desmantele los montajes –propios- y del sistema establecido.