Etiquetas

, ,

Los acontecimientos embotan la garganta, encogen el alma y no cede ni fluye el verbo, antes bien todo se antoja congoja equidistante –aunque  no se reconozca-