Situarse frontalmente ante la muerte, obligado por una enfermedad terminal que te consume, exige la fortaleza de querer morir sin dejar cuentas pendientes.