Etiquetas

, , ,

Entre el ambiente festivo que se han propuesto escenificar algunos, seguidos por muchos, se amaga el miedo y el padecimiento de ciudadanos, que sea cual sea su postura política, poseen una conciencia más realista de lo que ciertamente está sucediendo en Catalunya. Y no recuerdo ningún proceso de secesión mediante festejos en la historia ni remota ni reciente. No deseo hacer el ingrato esfuerzo de memoria para recordar procesos similares y la fortuna que corrieron. Tan solo, un llamamiento al resto de los catalanes de que, adultos como somos y a los jóvenes hay que orientarlos, si en algún momento esto fue “una fiesta”, creo que el mensaje del monarca español dejó bien claro ayer que fuéramos recogiendo serpentines y  otros aparejos decorativas porque la fiesta se había acabado. Sintomático es, entiendo, el silencio que por el momento guarda el gobierno catalán y los líderes de la ANC y OC.

Cada cual debe seguir actuando según su conciencia, ojalá. Pero abandonemos el rebaño festivo impostado que no es en absoluto realista con los acontecimientos que estamos viviendo.