Etiquetas

,

Si en un corazón no cicatrizado derramas aceite hirviendo, estás vertiendo los mismos ácidos que ya lo desfiguraron antaño.