Etiquetas

La conciencia humana es, sin duda, el origen del mal.