Etiquetas

Dice el refrán “quien mal anda, mal acaba”, quizás su adaptación a la época sería: “quien anda ciego de empoderamiento, se empotra” o   “quien anda sin mirar qué pisa, le acaba envolviendo el olor a mierda”. O aun más refinado, “quien anda sin precaución, se hunde en lo escatológico”