Desnaturalización de lo bello

El tratamiento singular que se realiza actualmente de lo bello responde a una voluntad material consumista que identifica este valor estético con lo perfecto dentro de un conjunto de iguales, despreciando la idiosincrasia y particularidad, y atendiendo únicamente a un canon de perfección. De esta forma se encuentran atrapados los individuos que interiorizan ese ideal de belleza, difícil de conseguir por no ajustarse al cuerpo humano en sus ínfimas medidas, y consumen todo aquello que ofrece el mercado para alcanzar ese cuerpo deseable. Todo un menaje de productos y una forma de vida al servicio de una utopía.  

En el arte, por el contrario lo bello se deslinda del canon de perfección y ya no es el ideal estético que prevalece, sino la originalidad, lo sorprendente, lo inédito que acaba homologándose indirectamente con lo válido artísticamente y por ende con lo bello. La pretensión es la misma, supeditar el arte al sistema del mercado y abrirlo a posibilidades impensables en otras épocas, para ofertar más productos a precios más bajos.

Así, ni lo bello interesa en sí mismo, ni su consecución lo asemeja para nada a lo bueno.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s