Belleza

De la belleza disponemos de átomos empíricos que minimizan nuestra percepción. Pero, tan intensa debe ser su presencia que la escasa noción que poseemos nos proporciona una experiencia inmensa de su grandeza. Y no son estas letras ningún canto a Platón, sino la constatación de que la parquedad de momentos bellos vividos nos induce a querer la belleza como sinónimo de lo bueno. Basta con rememorar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s