Etiquetas

Hay despedidas en las que la puerta debe permanecer cerrada, no sea que alguien vuelva sin avisar, o aún peor retorne quien ya no es quien era.