Etiquetas

,

Al defraudar a otros por impotencia, pero con plena consciencia y no dispuestos ya a esfuerzos desmedidos, quizás estemos ofreciendo la experiencia de sentir que ni el otro es omnipotente, ni debemos ser insensibles a las necesidades ajenas.