Etiquetas

, ,

Queridos reyes magos, dejad de existir porque sois la pesadilla de los niños pobres –muchos hoy- y marginados del consumo. Sois una bofetada más a los padres que no han seguido el manual del perfecto consumista de éxito. Dejadnos en paz, ese es mi regalo