Para Josep

Nos hallamos agostados por el cansancio básico de vivir que envejece neuronas, cortocircuita sinapsis y, además, por si algo tuviera que ver, quebranta el alma. Es, tal vez, la edad, o quizás se imponga con más ahínco la experiencia y la intensidad con la que hemos lidiado contra este marasmo al que nos abocaba la cuestión del sentido.

Pero, si nos reencontramos en este supuesto punto del tiempo es que la extenuación se ha convertido en nuestra fiel compañera, nada más, y nada menos. Así nos siguen azuzando tormentas, a menudo ensueños indomables que son tan propios como la respiración que nos asiste.

Intuyo que tu vivir es fructífero y que se impone la edad y algunos achaques, e incluyo entre esos contratiempos esa manía por lecturas de las que no sales indemne, y esa experiencia que guardamos en el ángulo oscuro del rincón, nunca olvidado.

Pero, como marca lo políticamente correcto y desconociendo tu querer, te felicito por el camino forjado. Lo que haya de venir, vendrá.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s