Etiquetas

,

La extrañeza que nos despierta el otro se despliega proporcionalmente a la distancia que, queramos o no, nos aleja.