Etiquetas

, , , ,

Quizás, si a un artista le extasía vivir una época vibrante de la creación estética, a un historiador le suceda algo semejante y desee vivir una revolución, como todas sangrienta, que cambie el estatus quo de su tiempo. A un filósofo, que merodea sustrayéndose del espacio y el tiempo no le extasían momentos volátiles, porque lo relevante intuye que no se halla en coyunturas siempre explicadas subjetivamente, sino en el desvelamiento de las condiciones que hacen de la existencia vida, y si un existir sin vida estamos obligados a sostenerlo. Lo demás, forma parte de esa vida ya conquistada, y ahí entraríamos en reflexiones de más concreción ética.