Basta de estigmatizar a inocentes.

Sería deseable que cuando un criminal padezca una enfermedad mental, su derecho a la intimidad de su historial clínico sea respetado. Por él -es un derecho se lo merezca o no, a ese juego llevamos tiempo jugando- y por respeto a la dignidad de todas aquellas personas que con el mismo diagnóstico, ni son criminales ni lo serían, ni lo serán nunca.

Basta ya de estigmatizar a los que intentan vivir en paz.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s