Etiquetas

Quien arrasa todo cuanto le resta por un acceso de rabia devastadora, probablemente carecía de conciencia de lo preciado que era aquello, aunque aparentemente mínimo, que destellaba un brillo genuino y único.