Etiquetas

, ,

La historia es un falso testigo de lo acontecido, porque como relato subjetivo no sitúa a cada uno en su lugar. Solo nos resta esperar pacientes que el tiempo provoque un arrebato de sinceridad y autoreconocimiento honesto, para saber quién fue quién, y a qué vino.