Etiquetas

, , , , ,

Llegamos a la existencia por azar, habiendo podido a causa de nuestra contingencia no existir, sin más –otra combinación genética hubiera prosperado- Pero una vez que nos hallamos inmersos en la lucha, ya no por no morir -que también- sino por  vivir con plenitud el tiempo de existencia, tal vez descubramos que haber nacido no es la fortuna que algunos proclaman, antes bien se asemeja a una condena de reos inocentes e ignorantes de una culpa que debemos reparar.