Etiquetas

El lenguaje de lo dado, es inapelable; su interpretación elástica como un delirio infinito.