Etiquetas

,

Si restamos subyugados a lo políticamente correcto, contribuimos a engrosar la masa anónima que legitima el estatus quo. Así, ni somos ni seremos; porque solo desde el impulso de un sujeto singular, con querer y criterio, se edifica una sociedad al servicio de los que la componen.