El nosce te ipsum más disparatado by Esther Astudillo

No hay comentarios

MasticadoresFocus- Editores: Carlos Usín Lacarcel, Santiago Acuña, j re crivello

pexels-photo-2807495

¿Quién no se ha sorprendido alguna vez al ver refutada su versión de los hechos de un día cualquiera de su vida? El azar, las circunstancias… nos pueden enfrentar a una versión de nuestra vida tan incontrovertible como irreconciliable con la versión ya establecida. De repente a nuestros pies, el abismo. ¿Puedo o no confiar en mi mente? Y si no puedo, ¿qué me queda? ¿En qué puedo confiar más infalible? ¿Qué hay más allá de mi yo?

Nuestra memoria no es certera: es dúctil, maleable, selectiva, sesgada y marcadamente subjetiva. Y precisamente por ello tiende a engañarnos, por paradójico que parezca. Porque ¿para qué habríamos desarrollado tal herramienta si no para confiar en ella?

Ciertamente, la memoria es pieza clave en la inteligencia humana, y eso le valió ser seleccionada en nuestra historia evolutiva. Pero de ahí a asumir que por ello deba ser fiel a la ‘verdad’ hay…

Ver la entrada original 1.053 palabras más

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s